Las sirenas han sido objeto de fascinación por siglos. Culturas de todo el mundo, que no tenían contacto entre sí, tienen sirenas en su folklore, todos con descripciones muy similares. A partir de estas historias y películas modernas, todos sabe lo que son, pero pocas personas han sido capaces de aportar pruebas para dar testimonio de su existencia. Los escépticos son muchos, pero también hay quienes lo creen.

Kiryat Yam, es el único lugar en el mundo donde se da una recompensa de un millón de dólares y está en juego para la primera persona que pueda proporcionar imágenes concluyentes captadas de una sirena real. El gobierno local ha ofrecido esta recompensa en respuesta a los numerosos avistamientos de sirenas en el lugar.

Al parecer hay una sirena que aparece a veces al atardecer. Una de las primeras personas en ver a la sirena fue Shlomo Cohen: “Yo estuve con amigos cuando de repente vimos una mujer tendida en la arena de una forma extraña. Al principio pensé que era sólo otra bañista, pero cuando nos acercamos a ella se lanzó al agua y desapareció. Todos estábamos en shock porque vimos que tenía una cola”, Cohen lo citó en Israel National News.

El 6 de marzo de 2013, el geólogo marino, Dr. Torsten Schmidt, dio a conocer extraordinarias imágenes de lo que él cree es una sirena captada por la cámara durante una exploración en aguas profundas.. Contratado por Islandia Geo Survey, el Dr. Schmidt y su equipo danés trabajó en el “mapeo sísmico y toma de muestras en el fondo del mar” para localizar sitios prometedores en reservas de petróleo y gas natural. Cerca de 3.000 pies (1.000 metros) por debajo de la superficie del océano, el Dr. Schmidt informó no sólo de haber visto un fenómeno interesante, sino también que escuchó algunas cosas notables. Después de informar a Islandia Geo Survey acerca de los extraños sonidos que escuchó mientras escaneaba en el fondo del océano, pidió llevar a cabo una investigación, la cual fue rechazada.

“Se nos recordó de nuestros acuerdos de confidencialidad. Y nos dijeron que no podíamos compartir nuestra grabación con nadie más”, el Dr. Schmidt dijo al periodista Jon Frankel en el documental de Animal Planet, “Sirenas: la nueva evidencia”.

El Dr. Schmidt terminó realizando su propia investigación en la que “llevó dos cámaras en cada inmersión, por si acaso las vemos”. Al comentar sobre su toma, el Dr. Schmidt dijo a Jon Frankel, “Bien, la miré así y supe que estaba mirando la cara de otra especie inteligente, al igual que nosotros”.

Categoría:

Cultura, Global, Mundo, Vídeos

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*