La batalla extraterrestre de Nuremberg, Alemania 1561

Eran las 6:30 de la mañana, poco a poco, empezaba a llenarse la plaza de mercaderías y de gente de toda condición. Fue entonces cuando, alguien diviso en el cielo, un acontecimiento que estaba acaeciendo sobre sus propias cabezas y que al despuntar el día, se podía contemplar con toda claridad y lujo de detalle. Esferas de todos los tamaños moviéndose y desplazándose a toda velocidad, de color rojo, Azul y negro. Moviéndose entre medio de estas, y aparecían y desaparecían objetos con forma de cruz de color rojo desplazándose lentamente. También había dos objetos grandes en forma de tubo, con otros objetos idénticos pero de menor tamaño alrededor, como si de alguna manera acompañaran a estos últimos. Al mismo tiempo, del interior de estos objetos más pequeños, salían y entraban frenéticamente esferas de color. De repente, empezaron a moverse más rápido y comenzaron a “pelearse” entre ellos en un baile frenético de luces y movimiento.

Transcurrida una hora, empezaron a caer del cielo objetos cilíndricos y esferas envueltos en llamas y con un gran estruendo. Cada vez que un objeto caía sobre el suelo, se consumía lentamente, mientras desprendía una gran nube de vapor tras la cual y transcurridas algunas horas, no quedaba rastro alguno de los objetos.

Desde el punto de vista científico no es más que un fenómeno óptico de común concurrencia producido por la reflexión/refracción de la luz, asociado a muy determinados parámetros ambientales y meteorológicos.

La explicación definitiva de lo allí observado, depende en gran medida de la capacidad de deducción del lector sobre la base de los datos y grabados de la época aportados.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*