El Sahel africano, franja biogreográfica que separa el árido norte (cuyo máximo exponente es el Desierto del Sahara) con la zona de sabana que limita hacia el sur. Es en esta mitad norte donde desde hace ańos vienen surgiendo una serie de movimientos religiosos vinculados al islamismo más radical, que están tomando el control de numeroso países y/o su presencia es muy significativa y beligerante en otros tantos. Hablamos de países como: Argelia, Marruecos, Mauritania, Mali, Niger, Nigeria, Libya, y en las costas del Océano Índico: Somalia, Kenya y el caso especial de Yemen, que aunque geográficamente se enmarca dentro de la Península de Arabia, tiene muchos lazos con el radicalismo islámico que opera en el Noreste de África.

En la zona del Magreb, que identifica los países situados más al occidente del mundo islámico, el grupo armado más activo y con mayor número de militantes es Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI), que extiende sus redes principales por los países de Argelia, Marruecos, Mali, Mauritania, Libya, Niger y Nigeria. El origen de AQMI nace del Grupo Islámico Armado (GIA), surgido a principios de los ańos noventa. De este surgió el Grupo Salafista por la Predicación y el Combate (GSPC), quien se alió en 2006 con Al Qaeda para dar lugar a Al Qaeda del Magreb Islámico (AQMI).

AQMI tiene alta presencia en Argelia, contando con numerosas células segregadas del mismo grupo, como los “Firmantes en Sangre” (F.S.), que en Enero del ańo 2013 cometieron uno de sus atentados más violentos en el secuestro de una planta de Gas en este país, cuyo resultado fue trágico, con multitud de bajas, tanto en grupo de los secuestradores como en el de los rehenes. En Argelia también es importante la presencia del Movimiento para la Yihad en África Occidental (MUYAO), grupo que se disoció de Al Qaeda y que cuenta con una alta actividad en el sur del país.

Marruecos, limítrofe con Argelia en su flanco este, también cuenta con presencia de los salafistas de AQIM, así como del grupo MUYAO, quien se atribuyó el atentado al cuartel general de la policía en la ciudad de Tamanrasset. Marruecos supone un lugar de adoctrinamiento de jóvenes que posteriormente cruzan la frontera con el país argelino para entrar a militar en grupos como AQIM o MUYAO, ya sean en el mismo país de Argelia, Mali, o cualquier otro país del Magreb.

En Mauritania, el grupo islamista radical más importante es AQIM, que ha protagonizado en este país numerosos secuestros de occidentales.

En el país vecino de Mali, sobretodo en el norte, AQMI cuenta con una posición dominante, controlando esta zona del país. Este grupo se aprovechó de la inestabilidad política del mismo mientras el “Mouvement National de Liberation de l’Azawad” (MNLA) libraba la guerra contra el gobierno malí por el control de las regiones del norte, lo que ellos conocen como l’Azawad. Su oportunismo hizo que el MNLA retrocediese terreno por el control de las regiones del norte hasta desplazarse al centro del país, donde ya controlan algunas ciudades importantes. En Mali también tiene presencia MUYAO y otro grupo denominado Ansar Dine.

Niger cuenta con una alta presencia del grupo AQMI, protagonista de decenas de atentados y secuestros, como el de cuatro ciudadanos franceses retenidos en el mes de enero de 2013.

En Libya, el grupo islamista radical que mayor presencia y dominancia tiene es Ansar al Sharia (cuya traducción es “Partidarios de la Ley Islámica”), surgido durante la Guerra Civil Libia. Empezó a ganar relevancia tras la muerte de Muammar Gaddafi.

Nigeria cuenta con el grupo armado Boko Haram (traducido: “la educación occidental es pecado”), quien pretende crear un estado islámico en el norte de Nigeria. Sus acciones terroristas han causado más de 2800 víctimas (según Human Rights Watch). Se divide en varias facciones que extienden su presencia a todos los rincones del país, empleando en ocasiones el lanzamiento de misiles contra objetivos que consideran estratégicos, causando gran número de bajas civiles.

El caso de Somalia es especialmente delicado, puesto que es un país en continuo conflicto armado, y en este momento es la célula de Al Qaeda, Al Shabab (traducido: “Los Jóvenes”, acrónimo que se le da al nombre original de Harakat al-Shabaab al-Mujahideen – traducido: “Movimiento de Jóvenes Muyahidines -), quien tiene bajo dominio al país. Tienen pretensiones de instaurar un régimen islamista de corte wahabí en el país, con la imposición de la Sharia (código detallado de conducta islámica tradicionalista y severo).

Kenia, como vecino de Somalia, también se encuentra bajo la influencia de Al Shabab, debido a la mediación del Ejército de Kenia en la lucha contra Al Shabab (al quien atribuía crímenes en la ciudad keniata de Garissa). Desde entonces Al Shabab ha intensificado los ataques en el país vecino.

Yemen, aunque no se encuentra de hecho en África, merece una mención especial puesto que en el operan diversos grupos armados de corte is

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*